Dona dinero para que me pueda comprar un velero.

no qué de qué

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Hablemos de la H, la letra muda en soledad.

Tedio, aburrimiento, opacamiento de lamirada y presión en el estérnon hacia el fondo. Un pequeño vacio que absorve las delicias propias de la vida, algo roto que no permite respirar sería una de esas cosas que secan deliberadamente el alegre campo de los destellos. Por eso he decidido hoy adoptar a un perro blanco inmaculado y sacrificarlo para luego quemarlo, darme un baño con sus cenizas y saltar a la pata coja a ver si sirve de algo. Espero... espero.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Tedium Vitae Post Mortem

Señoras, señoritas, señores y señoritos:
Querido ganado porcino, una vez sacrificado y empapado con vino, en la mesa en la que escribo siento subir y bajar un tiovivo coherente y despreciable. Cuestion desechable por el pensamiento desagradable ante la multitud llena de ojos clandestinos, cuestion de gustos o de olvidos (dirán algunos), cuestion de palabras o de abrazos efusivos (dirán otros). Pero los perros siguen ladrando, los gatos maullando y los banqueros robando. Diría entonces con alegría inmensamente triste, con verbos que de momento no existen y sentimientos que se tocan con la punta de la lengua que; ahorraría en monedas el peso que te espera al pensar que con tu gris escalera llegarás a convencer con tu bandera que el cielo nos espera y que ahora hay que trabajar y pagar y bajar sumisos la cabeza.
De noche el infierno nos acecha convencido de que al madrugar será el mismo día que ya fue con detalles esencialmente iguales.
etc.

Bueno bueno bueno.

Algunas cosas escritas en un bar.

Sumido en el diferente aspecto de la efímera momentaneidad del absurdo presencial, la sumisa inverosimilidad del asunto que no existe es una realidad hormigueante de conceptos hechos de conceptos basados en una conceptualidad carente de lógica, en ese aspecto y como prueba de que dicho asunto es real: He aquí la evidencia palpable de ello.

-Ya en el cielo pregunté a San Pedro, dadas las circunstancias de mi muerte: ¿Dónde está el baño?

- Confesión Impertinente: A veces, cuando llevo algunas cervezas de sobra tengo miedo de mear porque ¿y si es todo un sueño y yo estoy durmiendo? - Que putada.
 
dicho esto apareció un campesino con su escopeta y le voló la cabeza al buitre que estaba posado en mi hombro.

sábado, 5 de septiembre de 2009

TOTS VOLEM DINERS

mi gran pregunta es ¿como se puede quemar al venenoso arbol genealógico?